Sudoración intensa - Causas, síntomas y soluciones

Todas las personas transpiran; el sudor es una función del cuerpo completamente natural. Sin embargo, puede volverse muy molesta y hasta dificultar la vida cotidiana si la sudoración se manifiesta en exceso y fuera de control. Esta condición, llamada Hiperhidrosis no es algo que deba llevarse como una carga.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Sudoración intensa - una condición común

La sudoración es una función normal del cuerpo. Todas las personas sudan en un clima caluroso o durante la actividad física como cuando se practican deportes. Las glándulas sudoríparas ecrinas producen y liberan un líquido salado y transparente (99% agua, 1% sal) cumpliendo así, con la función vital física de enfriar el cuerpo.

"Cuando una persona se siente estresada o nerviosa, la sudoración puede aumentar. Además de las glándulas sudoríparas ecrinas, las llamadas glándulas sudoríparas apocrinas también se encuentran activas y liberan, en comparación, una sudoración menor con una composición diferente, alta en proteínas y lípidos. Metabolizada por bacterias, la sudoración apocrina produce el hedor corporal indeseado.


La mayoría de las personas también experimentan sudoración excesiva e impredecible como ocurre después de entrenar, en climas calurosos, etc. En estas situaciones, el cuerpo producirá y liberará una mayor cantidad de humedad. Si esto ocurre, incluso en circunstancias que no suelen generar transpiración (es decir, en temperaturas moderadas o cuando el cuerpo se encuentra descansando), se trata de una condición llamada Hiperhidrosis. Las personas con Hiperhidrosis sudan excesivamente y, aunque cambien las circunstancias externas, como permanecer en la sombra, continúan sudando. Sus glándulas sudoríparas están hiperactivas."

Las glándulas sudoríparas liberan transpiración a través de los poros.

¿Sudoración intensa o Hiperhidrosis?

Se trata de sudoración intensa si…

Se trata de Hiperhidrosis si…

Presentas aureolas de sudor debajo de los brazos, si el sudor gotea por tu rostro y/o si tus medias se empapan durante la actividad física o en climas calurosos.

Los Desodorantes no te protegen lo suficiente de la sudoración.

Observas mejoras cuando utilizas Antitranspirantes diseñados especialmente para la sudoración intensa.

Los cambios en el estilo de vida tienen un efecto positivo sobre tu nivel de sudoración.

Sudas considerablemente más que la mayoría de las personas.

Sufres al menos un episodio de sudoración intensa por semana.

Existen antecedentes de Hiperhidrosis en tu familia.

Sospechas tener una condición médica subyacente.


Las gotas de sudoración, cuando es excesiva, pueden caer de manera moderada o severa y, como resultado, se producen grandes manchas de humedad en la ropa, los pies y el calzado se mojan y tienen mal olor, las manos se vuelven pegajosas o húmedas.

Alrededor del 1% de la población transpira en exceso sin razones obvias

Los dos tipos de Hiperhidrosis

El término Hiperhidrosis se utiliza cuando la sudoración excesiva supera los límites normales. Los dos tipos más comunes son:

  • Cuando la sudoración excesiva afecta ciertas partes del cuerpo como las manos, pies, distintas áreas del rostro, o las axilas. Este tipo se llama Hiperhidrosis Primaria (idiopática) o Focal.
  • A pesar de que la sudoración excesiva no es considerada insalubre, sí puede ser síntoma de una condición médica y, en algunos casos, de una muy seria. Si este fuera el caso, se denomina Hiperhidrosis Secundaria, donde la sudoración excesiva es un efecto secundario de una enfermedad subyacente o una cuestión hormonal (como el embarazo y la menopausia).

Las personas que sufren de Hiperhidrosis primaria o secundaria pueden sentirse avergonzadas, angustiadas y, a veces, hasta débiles. Por lo tanto, la sudoración intensa puede acarrear consecuencias y efectos psicológicos severos, como la depresión y la ansiedad a causa de la vergüenza social.

La medicación puede detonar síntomas de Hiperhidrosis.
La Hiperhidrosis puede causar estrés y el estrés puede detonar los síntomas nuevamente. Intenta salir de ese círculo vicioso y busca una manera de liberar el estrés.

Los síntomas - los efectos de la sudoración intensa

No existe una definición específica de la sudoración excesiva respecto a la "cantidad de sudor", pero si la sudoración intensa interfiere con la vida diaria y las actividades cotidianas, puede tratarse de una Hiperhidrosis.

La siguiente descripción puede ayudar a definir un diagnóstico:

Posiblemente se trate de Hiperhidrosis Primaria cuando la sudoración excesiva ocurre por más de seis meses. En general, se manifiesta en axilas, palmas, plantas y áreas craneofaciales. Suele ser simétrica, no se manifiesta durante la noche y, en la mayoría de los casos, sucede al menos una vez por semana. Supone una carga genética y surge antes de los 25 años.

En los casos de Hiperhidrosis Primaria o Focal (cuando solo se ven comprometidas ciertas partes del cuerpo), las partes más afectadas son:

  • las axilas (Hiperhidrosis Axilar)
  • la espalda
  • las palmas de las manos (Hiperhidrosis Palmar)
  • el rostro (Hiperhidrosis Facial)
  • las plantas de los pies
  • el pecho
  • detrás de las rodillas

Aunque la Hiperhidrosis puede dar vergüenza, trata de continuar las actividades sociales como los deportes.
La Hiperhidrosis a menudo es visible.

Estas áreas tienen una concentración particularmente alta de glándulas ecrinas que son las responsables de la sudoración. Sin embargo, la Hiperhidrosis Focal se puede manifestar en distintas partes del cuerpo al mismo tiempo.


La frecuencia de la Hiperhidrosis

Uno o más episodios de sudoración excesiva por semana es lo normal para la mayoría de las personas que sufren Hiperhidrosis Primaria o Focal. Y nunca ocurre mientras duermen.

Quienes padecen Hiperhidrosis Secundaria (donde la condición implica una causa subyacente), la frecuencia de los episodios de sudoración depende de la condición médica que los detona.

Manejar los síntomas

Sobrellevar los brotes de la sudoración intensa puede alterar la calidad de vida del día a día:

Ducharse o cambiarse de ropa con frecuencia en el mismo día lleva tiempo, la reticencia de quitarse un saco o sentir incomodidad al estrechar la mano con otras personas, por ejemplo, puede causar vergüenza socialmente y podría ser un causal para interrumpir las actividades deportivas. También puede interferir con la vida empresarial y laboral (sostener herramientas o escribir en un teclado puede ser complejo con Hiperhidrosis Focal en las manos, por ejemplo). Como resultado, quienes la padecen se aíslan socialmente.

CAUSAS Y DETONANTES

¿Por qué la sudoración se vuelve excesiva?

La hiperactividad en la producción de las glándulas sudoríparas (llamadas glándulas ecrinas) parece ser la principal causa de la Hiperhidrosis.

Las investigaciones han demostrado que en los casos de Hiperhidrosis Primaria o Focal, la parte del cerebro que regula el proceso de transpiración emite señales a las glándulas ecrinas incluso cuando no hubiera necesidad de refrescar el cuerpo. Esta disfunción del sistema nervioso autónomo estimulará la producción de sudor sin ninguna causa aparente y quienes la padecen reciben los efectos incómodos.

Se cree que la Hiperhidrosis Primaria o Focal es genética: esta condición suele darse en las familias (del 30% al 50% de las personas presentan antecedentes familiares). Es común que los parientes se vean afectados o hayan sufrido esta condición. Por otro lado, la Hiperhidrosis Focal solo afecta a personas saludables, habiéndose iniciado en la pubertad y, en general, alcanzando su pico a los veinte o treinta años.

Las causas de la Hiperhidrosis Secundaria son diferentes.
Estas son:

  • Embarazo
  • Menopausia
  • Ansiedad
  • Consumo de drogas o alcohol
  • Enfermedades cardíacas
  • Diabetes
  • Insuficiencia respiratoria
  • Obesidad
  • Gota
  • Glándula de tiroides hiperactiva (hipertiroidismo)
  • Ciertas medicaciones
  • Lesiones nerviosas periféricas
  • Enfermedad de Parkinson
El alcohol puede ser un detonante de los brotes de sudoración intensa.
El origen de la Hiperhidrosis es genético.

Es absolutamente necesario que cualquier caso de Hiperhidrosis Secundaria sea examinado de inmediato por un médico para obtener un diagnóstico.

FACTORES QUE CONTRIBUYEN

La sudoración intensa puede darse de manera temporaria o a largo plazo

Aunque el origen de la Hiperhidrosis Focal sea genético, existen algunos factores que pueden contribuir con los brotes del sudor. Los episodios de sudoración intensa temporaria se pueden detonar por ansiedad o nervios hacia una situación, encuentro o suceso en particular.

Los cambios en el estilo de vida, una fluctuación en la salud, subir de peso, el alcohol, el consumo de medicamentos o drogas ilegales también pueden disparar los brotes de sudoración intensa, de la misma manera que sucede en general con los cambios de clima o temperatura.

Si la Hiperhidrosis se produce por una infección, una enfermedad o por cambios hormonales, se trata de una Hiperhidrosis Secundaria y el factor que contribuye es precisamente la causa. Se debe consultar a un médico en estos casos.

Pequeños cambios en el estilo de vida pueden ayudar si la sudoración es temporaria

Intenta evitar el estrés en tu vida cotidiana.
SOLUCIONES

Tratamientos y medidas que pueden servir de ayuda en la Hiperhidrosis

No existe un tratamiento que sirva para detener la sudoración. Después de todo, es una función esencial del cuerpo. Sin embargo, hoy en día las personas que padecen Hiperhidrosis pueden elegir entre distintas opciones que ayudarán a aliviar los síntomas molestos de la Hiperhidrosis. Algunos de ellos incluso de manera permanente.

Existe una amplia gama de opciones quirúrgicas y no quirúrgicas que difieren en precio, efectos secundarios y duración de la eficacia. La mayoría de ellos actúa sobre los nervios que estimulan las glándulas sudoríparas.


Un tratamiento efectivo puede producir mejoras drásticas en la vida de las personas que viven con esta condición, por lo tanto debe considerarse cuidadosamente el diagnóstico y el manejo.

Los tratamiento de la Hiperhidrosis pueden variar y deben ser consultados con un médico.

Los tratamientos deben ser consultados con un médico.

La aplicación tópica: el Antitranspirante

Antitranspirantes (también llamados desodorantes) son especialmente eficientes minimizando la sudoración excesiva de las axilas por medio del ingrediente principal (que se basa en sales de Aluminio) y también suelen ser la primera medida recomendada por los dermatólogos, siendo una alternativa del tipo ""cosmética"" y no invasiva de mantener controlada la sudoración.

Los antitranspirantes contienen sales de Aluminio como el Clorhidrato de Aluminio (ACH) o el Cloruro de Aluminio (AC) como sustancias activas. Estas actúan sobre las glándulas sudoríparas ecrinas y apocrinas obstruyendo de manera parcial y reversible el conducto de las glándulas sudoríparas reduciendo, de esta manera, la cantidad de sudoración producida. Esta obstrucción es inofensiva. Al haberse reducido la sudoración, hay menor humedad y, notoriamente, menos hedor. Los antitranspirantes están disponibles en sprays y roll-ons y hasta una pequeña cantidad de antitranspirante puede hacer una gran diferencia en la producción de sudor.

Los antitranspirantes contienen sales de Aluminio que actúan obstruyendo de manera parcial y reversible el conducto de las glándulas sudoríparas.

Las opciones de tratamientos dermatológicos incluyen:

  • La toxina Botulínica tipo A
    (Ampliamente conocida por su nombre comercial: Botox) Especialmente útil para quienes padecen Hiperhidrosis Axilar y es considerada de los mejores tratamientos estudiados en la actualidad. Las inyecciones de neurotoxinas ayudan a inhabilitar la sudoración intensa de las axilas. Los nervios no pueden enviar señales a las glándulas ecrinas y la sudoración queda inhabilitada.
  • Iontoforesis (tratamiento eléctrico)
    Este método introduce iones en la piel por medio de corriente eléctrica. La electricidad actuará sobre las glándulas sudoríparas ""apagándolas"" temporariamente. La Iontoforesis es adecuada para tratar la Hiperhidrosis Focal de las manos y los pies. En los casos severos se pueden realizar tratamientos quirúrgicos en la tiroides. Los procedimientos (en su mayoría realizados con láser o cirugía) eliminan la señal que le ordena al cuerpo que transpire con intensidad. Recomendado para pacientes que padecen Hiperhidrosis Focal severa en las manos, axilas o en el rostro.
  • Medicamentos con la droga Anticolinérgica
    En este tratamiento sistémico, el bloqueo de los neurotransmisores ayudará a prevenir la estimulación de las glándulas sudoríparas. Sin embargo, estas drogas han sido especialmente usadas para tratar Hiperhidrosis Secundaria y tienen efectos secundarios severos.

Otras medidas y precauciones que pueden ayudar

Los síntomas de la sudoración intensa pueden mejorar implementando cambios en el estilo de vida, tales como:

  • evitar comidas picantes, alcohol y café
  • evitar permanecer en contacto directo con el sol
  • usar vestimenta de fibras naturales como el algodón
  • elegir vestimenta liviana o muy oscura para esconder los signos de sudoración
  • los parches axilares también son una opción. Absorben la sudoración y también protegen la vestimenta
Algunos alimentos pueden detonar los síntomas de Hiperhidrosis.