ACNÉ Y HORMONAS

Si es mujer, debe estar familiarizada con la manera en que la imperfecciones aparecen poco antes y durante su periodo. Incluso si su piel es por lo general libre de imperfecciones e impurezas. ¿Por qué ocurre eso? 

Nuestras hormonas son una de las causas principales del acné, tanto en adultos como en adolescentes. Este artículo revisa el lazo entre el acné y las hormonas y además explica por qué afecta particularmente a las mujeres. También examina cómo la fluctuación en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual, embarazo y la menopausia puede causar acné.

LAS HORMONAS Y LA PIEL

¿Cómo las hormonas afectan a mi piel?

Nuestras hormonas son una de las causas principales del acné, tanto en adultos como en adolescentes. Este artículo revisa el lazo entre el acné y las hormonas y además explica por qué afecta particularmente a las mujeres. También examina cómo la fluctuación en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual, embarazo y la menopausia puede causar acné.

Cuando la menopausia comienza, el cuerpo femenino experimenta cambios profundos.
ACNÉ Y HORMONAS

¿Cómo se relacionan el acné y las hormonas?

No sabemos exactamente cómo las hormonas afectan al acné pero sabemos que están estrechamente relacionados.

Si bien existen diversas causas relacionadas al acné, éste es realmente un desorden hormonal. Las hormonas son las responsables del desarrollo de las glándulas sebáceas y es solo cuando maduran, durante la pubertad, que aparece el acné. Durante la pubertad nuestros cuerpos producen un exceso de hormonas masculinas (andrógenos) las cuales estimulas la producción de sebo (conocida como seborrea) que es uno de los síntomas que puede conducir al acné. Descubra más en causas y desencadenates del acné y el desarrollo del acné.

Durante la pubertad, los niveles de testosterona (una hormona sexual masculina) aumenta en hombres y mujeres.

En los hombres, ésta produce el crecimiento del pene y los testículos. En las mujeres, incrementa los músculos y fortalece los huesos. La testosterona también puede causar acné. Es por eso que es tan predominante durante la adolescencia. Más del 70% de jóvenes tienen que lidiar con piel propensa al acné durante la pubertad.

En la mayoría de casos, el acné mejora significativa después de la pubertad. Sin embargo, el acné afecta ocasionalmente a más del 40% de adultos (desde los 25 años). *1 Lo sorprendente es que el 75-85% son mujeres.2*

ACNÉ Y MENTRUACIÓN

¿Por qué las mujeres tienden a tener granos antes de menstruar?

Aquí es donde comienzan las diferencias. Mientras que en los hombres las hormonas se estabilizan a lo largo de los años, en las mujeres continúan fluctuando. Particularmente entre las edades de 20 a 40 años, y también durante la menopausia, las mujeres son especialmente propensas a desencadenar hormonalmente el acné. Existen tres factores fundamentales:

>El ciclo menstrual
>Embarazo
>La menopausia

*1 - Zouboulis, Hautarzt 2014 · 65:733–750.
*2 - Zeichner et al., J Clin Aesthet Dermatolog., 2017; 10 (1): 37-46 and Holzmann, Sharkery, Skin Pharmacol Physiol 2014; 27: 3-8

 

menstruacion
A la mayoría de mujeres les salen granos antes de su periodo
ACNÉ HORMONAL

¿Cómo es que el ciclo menstrual afecta las hormonas y la piel?

De acuerdo con un estudio dermatológico, más del 60% de mujeres afectadas por el acné experimentan un empeoramiento de los síntomas regulares previos al periodo. Esto ocurre porque durante el ciclo menstrual femenino, los niveles de hormonas suben y bajan y la piel se ve afectada de manera diferente en  distintos momentos del mes.

El ciclo menstrual normalmente dura 28 días (comienza en el primer día del periodo y termina un día antes del siguiente sangrado) y cada día es hormonalmente diferente.

Del día 1 al 14
La glándula pituitaria libera dos hormonas: La hormona folículoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH). Éstas controlan la función de los ovarios y su producción de hormonas. En este punto, el estrógeno (una hormona que promueve las características femeninas) domina sobre la progesterona (una hormona que prepara al cuerpo femenino para la concepción y el embarazo).

Del día 14 al 28
Los niveles de progesterona aumentan y se convierte en la hormona predominante. Significativamente para la piel esto aumenta la producción de sebo. El nivel de estrógeno desciende.

El embarazo es otro momento en el cual las hormonas fluctúan y las mujeres experimentan niveles altos de andrógenos (hormonas masculinas), las cuales desencadenan el acné.

Más de la mitad de mujeres embarazadas sufren de problemas de acné durante el embarazo, al menos de vez en cuando. Si bien es más probable que las mujeres que tengan una piel propensa al acné lo desarrollen durante el embarazo, algunas mujeres que jamas han tenido acné lo desarrollan por primera vez *.

Los niveles de hormonas están en su nivel mas alto en el primer trimestre (los tres primeros mese de el embarazo) y algunas fuentes sugieren que si no experimenta ninguna erupción inusual dentro de los primeros tres meses es improbable que lo desarrolle durante el resto de su embarazo (sin embargo no hay evidencia definitiva que respalde esto). De hecho, el acne del embarazo puede brotar por primera vez en cualquier etapa del embarazo y/o después de dar a luz.

¿Qué puedo hacer para mantener bajo control mis hormonas y el acné?

Consiga ayuda profesional.
Si experimenta acné consulte con su doctor quién podrá aconsejarle en cual es el mejor tratamiento para su piel. Podrían recomendarle que hable con un endocrinólogo (especialista en hormonas) o un ginecólogo (especialista en el sistema reproductor femenino).

Algunas mujeres descubrieron que la pastilla anticonceptiva ayuda a mejorar el acné menstrual. Lo hace al producir una proteína llamada  "Globulina Fijadora de Hormonas Sexuales" (SHBG), la cual absorbe la testosterona y eleva los niveles de estrógeno en la sangre.

Si está embarazada, o planea quedar embarazada en el corto plazo, debe evitar los medicamentos contra el acné y preguntar a su doctor o ginecólogo por otras alternativas. Los medicamentos contra el acné contiene químicos que pueden ser peligrosos para el desarrollo del bebe.