Dermatitis atópica en el cuerpo Identificar y lidiar con los brotes

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel en aumento, especialmente en el mundo occidental. Afecta principalmente a bebés y niños, aproximadamente al 10-20% de los niños a nivel mundial, y un 2-5% de los afectados son adultos. Quienes la padecen tienen constantemente piel seca e irritable, propensa a las infecciones e inflamaciones. Aunque no existe una cura, tan solo con el cuidado regular de la piel o en combinación con tratamientos médicos se puede aliviar el malestar en gran medida.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica, que también se la conoce como eczema atópico, es una enfermedad crónica de la piel no contagiosa que afecta la piel del rostro y del cuerpo en bebés, niños y adultos. Se encuentra en crecimiento habiéndose registrado el doble o el triple de casos en comparación con 30 años atrás. A pesar de no conocerse una causa existen pruebas que la vinculan con el asma y la rinitis alérgica.

Quienes la padecen experimentan disfunciones en la barrera de la piel y en el sistema inmunológico. La enfermedad se caracteriza por dos fases distintivas. En la fase libre de síntomas (o "intervalo") la piel está seca, irritable y levemente descascarada. A esta afección de piel seca o muy seca se la conoce como Xerosis. En las fases agudas (o "brotes"), la piel se infecta, inflama o pica. Mientras no se conoce una cura para la dermatitis atópica, quienes la padecen pueden ayudar a prolongar los períodos libres de síntomas y a reducir los brotes con un cuidado para la piel constante.

Durante la fase aguda, es muy común que aparezca un sarpullido en el rostro, cuero cabelludo, cuello, escote, el interior de las rodillas y codos, manos, muñecas y pies de quienes la padecen. Estas áreas difieren sustancialmente en niños y bebés.

Ilustración de la piel.
1. La función de barrera de la piel dañada facilita la invasión de microorganismos 2. Activación de las células inmunes; inflamación 3. Picazón

Estas erupciones generan picazón e inflamación y un círculo vicioso que al rascarse provoca mayor infección. Debido a que la piel atópica es tan seca y manifiesta picazón, quienes la sufren naturalmente se rascan. Esto causa daños a la barrera de la piel volviendo a las capas subyacentes vulnerables a los microorganismos y a la contaminación del medio ambiente.

Los brotes necesitan ser controlados con tratamientos dermatológicos anti-picazón, anti-inflamación y antibacteriales.

La dermatitis atópica en el cuerpo se puede ver agraviada por la temperatura, por lo tanto quienes la padecen deben limitar las telas con las que se visten, prefiriendo el algodón suave a la lana o el nylon. También se puede llegar a  sufrir la falta de sueño debido a la sudoración y picazón.

Una mujer con la piel infectada en el escote y en la parte inferior del rostro.
Los síntomas de la dermatitis atópica varían con cada persona; hay quienes sufren picazón e inflamación extrema en la piel.
Piel inflamada y roja.
Puede que ocasionalmente la piel se inflame y duela.

Si tenés dudas acerca de tus síntomas consultá con un médico o dermatólogo.

CAUSAS Y DETONANTES

Causas y detonantes potenciales de la dermatitis atópica

Los dermatólogos han identificado varios factores causantes y contribuyentes.

Por ejemplo:

  • Parece existir un vínculo genético que conecta la dermatitis atópica, al asma y a la rinitis alérgica. Si uno o ambos padres padece una o más de estas afecciones, el riesgo de sus hijos de desarrollar una dermatitis atópica aumenta proporcionalmente. Si ambos padres tienen dermatitis atópica, hay un 60-80% de probabilidades de que sus hijos hereden la enfermedad.
  • Se han encontrado vínculos entre el medio ambiente de residencia de una persona y el riesgo de desarrollar la enfermedad. Las urbes, donde la contaminación es alta, y los climas fríos son conocidos por aumentar el riesgo. En un estudio que compara a los niños jamaiquinos que viven en Londres con aquellos que viven en Jamaica, se presentaronel doble de casos en los niños radicados en Londres.
  • Las madres que dan a luz a edad avanzada son más propensas a tener hijos con dermatitis atópica que aquellas que dan a luz más jóvenes.
Una mujer sonándose la nariz
Si un padre tiene dermatitis atópica, asma o rinitis alérgica, sus hijos tienen una probabilidad más alta de contraer la enfermedad.
Tráfico de automóviles.
Existe un vínculo entre el medio ambiente y el desarrollo de la dermatitis atópica. En la ciudades, donde la contaminación es alta, se reportan más casos de dermatitis atópica.

La dermatitis atópica hereditaria se caracteriza por una deficiencia en los factores de humectación natural (FHN) como los aminoácidos, y una interrupción en el metabolismo de lípidos epidérmicos.

Los brotes pueden desencadenarse por el ciclo atópico de la piel por el cual al rascarse se crea un círculo vicioso de síntomas y reacciones.

El ciclo atópico de la piel (también conocido como el ciclo de la picazón)
FACTORES QUE CONTRIBUYEN

Otros factores que contribuyen

Cuando la dermatitis atópica afecta la piel es importante mantenerla fresca y libre de irritaciones. Los factores agraviantes incluyen:

  • Prendas de vestir que hacen sudar al cuerpo, como el nylon que no permite la respiración
  • Prendas de vestir que son ásperas para la piel irritada, como la lana
  • Ciertos alimentos. Estos varían con cada persona pero los detonantes comunes son los lácteos, los frutos secos y los frutos de mar
  • El alcohol
  • Los ácaros, polvo, polen u otros alérgenos
  • Los productos de limpieza fuertes
  • Formaldehídos
  • El humo de cigarrillo y el cigarro
  • La contaminación

El estrés y la falta de sueño también pueden empeorar los síntomas.

Leé más acerca de los factores que influyen en la piel.

Una cáscara de maní abierta
Algunos alimentos, como los frutos secos, pueden detonar los síntomas de la dermatitis atópica.
Una mujer vestida con un sweater de algodón.
Tratá de evitar las prendas de vestir de lana y las que no permiten la respiración; esas telas y materiales pueden desencadenar los síntomas. Se recomienda usar prendas de vestir de algodón.
SOLUCIONES

Aliviar el malestar de la dermatitis atópica durante el brote

En la actualidad no existe una cura para la dermatitis atópica pero los síntomas tanto en la fase aguda como en la libre de síntomas pueden suavizarse con un cuidado para la piel consistente y efectivo, y el tratamiento médico apropiado. Sin embargo, aún con la rutina para el cuidado de la piel más astringente, aparecen los brotes y quienes la padecen necesitan encontrar la manera de calmar el malestar.

Emolientes

También llamados humectantes, los emolientes ayudan a mantener la piel elástica y humectada, y reducen la picazón que puede causar un brote. Estas cremas, lociones y aceites aditivos para el baño y la ducha mantienen humectada la piel que protege la superficie del daño causado después de rascarte.

Los ingredientes que generalmente se encuentran en los emolientes son:

  • Ácidos grasos Omega-6 del Aceite de Onagra y Aceite de semilla de uva. Estos alivian y nutren la piel mientras reponen su barrera protectora natural.
  • Licochalcona A (un extracto de la raíz de licorice). Un antiinflamatorio y antioxidante natural, exclusivo de Beiersdorf, que reduce la picazón, calma la piel irritada, y ayuda a disminuir las molestias ocasionadas por la resequedad.

Tratamientos dermatológicos

Cuando ocurren los brotes, se recomienda complementar los emolientes con un cuidado activo. Los productos para los brotes contienen, en general, corticoides. Estos son conocidos por su rápida acción y efectividad a la hora de aliviar la inflamación y la picazón. Sin embargo, no deben aplicarse en grandes áreas de la piel por largos períodos de tiempo ya que su eficacia puede disminuir con el uso prolongado. Por tales motivos, los corticoides efectivos son medicamentos bajo prescripción.

Eucerin DA Control Crema de Cuidado Intensivo tiene propiedades para el cuidado de la piel que han probado clínicamente mejorar de manera significativa la apariencia de la piel durante las fases de brote. Esta solución para el cuidado de la piel ayuda a reducir el uso de hidrocortisona durante el brote. Eucerin DA Control Crema de Cuidado Intensivo no es un producto farmacéutico ni pretende reemplazar a uno que lo es.

Una mujer aplicándose crema en la pierna izquierda
Los corticoides son de rápida acción y efectivos para aliviar las inflamaciones y la picazón. Pero no son recomendados para utilizar a largo plazo porque pueden debilitar la piel.
Una mujer aplicándose Eucerin DA Control Crema de Cuidado Intensivo en el codo.
Eucerin DA Control Crema de Cuidado Intensivo mejora significativamente la apariencia de la piel durante los brotes.

Cuidado diario personal para la dermatitis atópica en el cuerpo

Los síntomas de las personas difieren entre sí pero hay ciertos cambios en el estilo de vida que han ayudado a controlar la dermatitis atópica a quienes la sufren.

Por ejemplo:

  • Mantener fresca la temperatura de las habitaciones, pero no fría. La sudoración causa irritación y picazón.
  • Mantener las cremas y las pomadas en la heladera; los emolientes fríos ofrecen un alivio adicional a la picazón.
  • Escribir en un diario sobre los alimentos, bebidas y cambios en el medio ambiente potenciales para controlar si alguno afecta a los síntomas.
  • Se considera que ciertos destinos vacacionales son más terapéuticos que otros. Algunos ejemplos son: el Mar del Norte, el Atlántico, el Mar Muerto, el Mediterráneo o en las alturas de una montaña.
  • Meditar o practicar yoga ayuda a reducir el estrés, uno de los detonantes de los brotes.
  • Cuando pique la piel, es mejor dar palmadas en vez de rascar la piel. Ambos tranquilizan, pero las palmadas no dañan la barrera de la piel.
  • Si el afectado es un niño, mantené cortas y suaves sus uñas para minimizar los daños producto del rascado.
  • Usar guantes de algodón a la noche para prevenir que te rasques mientras dormís.
  • Tomar duchas en vez de baños, manteniendo la temperatura por debajo de los 32°. La piel se puede deshidratar si las duchas son muy frecuentes.
  • Secate con la toalla sin fregar sino dando palmaditas; luego aplicá la crema o loción inmediatamente.
  • Evitar elementos irritantes como los cepillos para el cuerpo o los guantes exfoliantes.
Una mujer practicando yoga.
Tratá de evitar el estrés practicando yoga o meditando, por ejemplo. El estrés puede desencadenar los síntomas de la dermatitis atópica.
Una mujer secándose la piel con palmaditas después de la ducha.
Después de ducharte, tratá de secarte la piel con palmaditas, fregarte puede causar irritaciones; aplicá crema o loción directamente después del secado.

Si tenés dudas acerca de qué dirección tomar no dudes en consultar a un médico o dermatólogo.