Dermatitis atópica en el cuerpo de los niños Identificar y controlar los síntomas

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel muy común y  no contagiosa que afecta hasta el 10-20% de los niños a nivel mundial y al 2-5% de los adultos. Es una afección crónica; esto significa que sus síntomas pueden ser de larga duración, aunque los bebés y los niños pueden "crecer" con estos síntomas. Quienes están afectados típicamente experimentan dos fases en la enfermedad: una fase no activa ("intervalo") y una fase más active e intensa ("brote"). En ambas fases un buen cuidado de la piel puede ayudar a aliviar el malestar.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

¿QUÉ ES LA DERMATITIS ATÓPICA?

La dermatitis atópica (o eczema atópico) es una creciente enfermedad común de la piel que afecta a los adultos, niños y bebés, de todos los colores de piel, a nivel mundial. Los niños son los más propensos, donde el 90% de los afectados desarrollan la dermatitis atópica antes de la edad de cinco años y muchos niños crecen con esta enfermedad. Rara vez comienza en la madurez.

Los síntomas aparecen en el cuero cabelludo (costra láctea), rostro y cuerpo, aunque la aparición y las áreas afectadas difieren entre los bebés, los niños y los adultos:

  • Los bebés pueden desarrollar los síntomas desde los 2-3 meses de edad. La erupción generalmente aparece de repente haciendo que la piel se seque, se escame y pique. En las fases de brote, la piel infectada puede supurar. En general los bebés contraen la dermatitis atópica en el rostro, especialmente en las mejillas, en el cuero cabelludo (también conocido como "costra láctea"), en las rodillas y en los codos. Es muy raro que los bebés desarrollen piel atópica en el área del pañal. Aunque la erupción ocasionada por el pañal puede lucir muy similar, es una zona muy humectada para que se desarrolle una dermatitis atópica.
  • Los niños que desarrollan la enfermedad más avanzados en edad (entre los dos años y la pubertad) suelen comenzar con una erupción que es seca con áreas escamosas y con picazón en áreas del cuerpo. La piel tiende a ser despareja, áspera y curtida. Las áreas afectadas más comunes son los pliegues de los codos o rodillas, cuello, muñecas, tobillos y/o el pliegue de las nalgas y las piernas. Los niños caucásicos tienen en general síntomas en el interior de las articulaciones: codos, muñecas, detrás de las rodillas y en el frente de los tobillos. Los niños afroamericanos y asiáticos suelen estar afectados en el lado opuesto de las articulaciones, como en la punta del codo o en el frente de las rodillas.
  • La dermatitis atópica en los adultos se caracteriza por la piel muy seca y escamosa y una picazón imparable en el rostro y el cuerpo.
Ilustración de la piel.
1. La función de barrera de la piel dañada facilita la invasión de microorganismos 2. Activación de las células inmunes; inflamación 3. Picazón
Piel enrojecida.
La dermatitis atópica en la piel de los niños suele ser despareja, áspera y curtida.

La dermatitis atópica tiene generalmente dos "fases". Durante la fase inactiva (o "intervalo") la piel es muy seca, irritable y descascarada, y necesita ser humectada a diario. Las fases agudas (o "brotes") son más demandantes y necesitan de un tratamiento con medicamentos de uso externo para calmar la inflamación de la piel y aliviar la picazón.

La enfermedad puede ser muy angustiante, no solo para los niños afectados sino también para los padres, ya que puede ser muy difícil evitar que los niños se rasquen. Los niños, especialmente los bebés, suelen frotar sus cuerpos en la sábanas, alfombras u otra superficie para eliminar la picazón, generarando en varios casos una infección en la piel. Esto puede resultar en problemas para dormir, provocando más estrés para los padres.

Dicho esto, un tratamiento efectivo y bueno para el cuidado de la piel puede aliviar los malestares en gran medida.

Una niña jugando con un peluche.
Los peluches (especialmente los diseñados con materiales de algodón) pueden distraer a los niños y evitar que se rasquen con fuerza.

¿Cómo sé si mi hijo experimenta brotes en su cuerpo?

Es posible que tu hijo tenga un brote si…

No es posible que tu hijo tenga un brote si…

Tiene una picazón moderada a intensa.

Tiene la piel inflamada y dolorida.

Tiene la piel supurando y tal vez hasta sangrando.

La aplicación del humectante alivia los síntomas.

Controla los síntomas sin necesidad de rascarse.

Tiene la piel intacta solo levemente descascarada.

Si tenés dudas acerca de los síntomas de tus hijos consultá con un médico o dermatólogo.

CAUSAS Y DETONANTES

Causas y detonantes potenciales de la dermatitis atópica en la piel de los niños

Los dermatólogos han identificado varias causas y factores contribuyentes. Por ejemplo:

  • Asociación con la rinitis alérgica y el asma. Hay pruebas que muestran que la dermatitis atópica está vinculada a la rinitis alérgica y al asma. La llamada "marcha atópica" comienza en general con la dermatitis atópica infantil y luego, durante la adolescencia y la madurez, se desarrolla la rinitis alérgica y el asma.
  • Vínculos genéticos. Si uno o más miembros de la familia tienen dermatitis atópica, sus hijos estarán en riesgo de contraer las tres afecciones atópicas.
  • Medio ambiente. Los niños de los países desarrollados, que viven en áreas urbanas, donde la intensidad de la contaminación es mayor, y aquellos que viven en climas fríos, son más propensos a desarrollar dermatitis atópica. Un estudio muestra que los niños jamaiquinos que viven en Londres son el doble de propensos a desarrollar la dermatitis atópica que los que viven en Jamaica.
  • Género. Las mujeres son levemente más propensas a contraer la enfermedad que los hombres.
  • La edad de la madre al momento de dar a luz. Hay pruebas que muestran que los bebés de madres de edad avanzada tienen mayor propensión para contraer dermatitis atópica.

Una madre y su hijo sentados próximo el uno del otro.
La relación es crucial; si uno o ambos padres tiene dermatitis atópica, la probabilidad de que los hijos tengan la enfermedad aumenta.
Paisaje urbano de una gran ciudad
Los niños que viven en áreas urbanas con alta contaminación, están más expuestos a desarrollar una dermatitis atópica.

Se conoce que las personas afectadas tienen una deficiencia de factores de humectación natural (como la urea y los aminoácidos) y el metabolismo de los lípidos epidérmicos interrumpido. Esto explica por qué tienen la piel frecuentemente seca con la función de barrera interrumpida.

El ciclo de la piel atópica (también conocido como el ciclo de la picazón)

Los brotes en general desencadenan en un ciclo de la piel atópica (ver ilustración). Esto es un círculo causa-efecto que comienza cuando un niño se rasca la picazón y altera la función de la barrera de la piel que ya se estaba frágil. Las capas expuestas se convierten entonces en un terreno fértil para la bacteria llamada estafilococo áureo que se multiplica e infecta la piel. La infección causa la inflamación que trae aparejada la picazón. Y así el ciclo vuelve a empezar.

Los tratamientos dermatológicos ayudan a detener el ciclo de la piel atópica.

FACTORES QUE CONTRIBUYEN

Otros factores que contribuyen

Los detonantes varían según cada persona, entonces podría ser útil escribir un diario monitoreando los factores externos y sus influencias en la afección de la piel del niño. Estos factores pueden ser:

  • Materiales que rozan la piel, como el nylon (que puede provocar sudoración) y lana (que es un agraviante).
  • Alimentos y bebidas. Los ejemplos comunes incluyen los productos derivados de la leche, los frutos secos y los frutos de mar. Sin embargo, es importante que consultes con tu médico antes de erradicar algún alimento de la dieta de tu hijo para asegurarte de no estar privándolo de un nutriente importante)
  • Alergias al pelo de mascotas, polen o ácaros.
  • Estrés psicológico.
  • Productos de limpieza, en especial los biológicos.
  • El humo del cigarrillo (fumador pasivo)
  • La falta de sueño o el estrés (efectos colaterales de la enfermedad) pueden, ambos, empeorar los síntomas.

Leé más acerca de los factores que influyen en la piel.

Frutos secos.
Alguno alimentos, como los frutos secos, pueden detonar los síntomas de la dermatitis atópica.
SOLUCIONES

Controlar el malestar de la dermatitis atópica en la piel de los niños.

Aunque todavía no se conoce una cura para la dermatitis atópica, todas las terapias medicinales recomiendan la aplicación constante de humectantes para aliviar la sequedad, irritación y picazón de la piel y reducir el estrés emocional tanto para el niño como para los padres.

Durante la fase libre de síntomas es de suma importancia mantener una rutina de cuidado de la piel diaria utilizando emolientes.

Una mujer con un niño en brazos; el niño sostiene un peluche.
Aplicar humectantes todos los días para calmar el resecamiento, irritación y picazón de la piel, puede reducir el estrés emocional de los hijos y de los padres y mejorar así la calidad de vida.

Emolientes

Los emolientes, también conocidos como humectantes, incluyen a las cremas, lociones y cremas faciales que pueden utilizarse en conjunto con aceites aditivos para el baño y la ducha y mantener así la hidratación de la piel. La piel elástica pica menos por lo tanto es menos propensa a la irritación y a la necesidad de rascarla.

Las fórmulas de los emolientes pueden incluir los siguientes ingredientes:

  • Ácidos grasos Omega-6 del Aceite de onagra y Aceite de semilla de uva. Estos alivian y nutren la piel mientras reponen su barrera protectora natural.
  • Licochalcona A (un extracto de la raíz de licorice). Un antiinflamatorio y antioxidante natural, exclusivo de Beiersdorf, que ayuda a disminuir las molestias ocasionadas por la resequedad y reduce la picazón.

Tratamientos dermatológicos

Cuando aparecen los brotes es importante suplementar con emolientes de prescripción médica, de tratamientos de cuidado activo como las cremas medicinales. Estas cremas de uso externo pueden contener en general corticoides.

Los corticoides son ingredientes efectivos y de rápida acción que alivian la picazón del brote casi instantáneamente. Sin embargo, su aplicación debe ser limitada según el consejo del médico.

Eucerin DA Control Crema de Cuidado Intensivo tiene propiedades para el cuidado de la piel que han probado clínicamente mejorar de manera significativa la apariencia de la piel durante las fases de brote. Esta solución para el cuidado de la piel ayuda a reducir el uso de hidrocortisona durante el brote. Eucerin DA Control Crema de Cuidado Intensivo no es un producto farmacéutico ni pretende reemplazar a uno que lo es.

Una niña sentada en el regazo de la madre, se aplica Eucerin DA Control Crema de Cuidado Intensivo en el codo.
Eucerin DA Control Crema de Cuidado Intensivo mejora significativamente la apariencia de la piel durante el brote.

Otros consejos para los padres con niños con pieles atópicas en el cuerpo

  • Bañá a tus hijos con agua tibia, nunca caliente.
  • Restringí la duración del baño de 5 a 10 minutos.
  • Para los bebés de más de tres meses de edad usá Eucerin pH5 Aceite de Ducha como un aditivo.
  • Secalos con palmaditas, luego aplicá el emoliente de inmediato.
  • Aplicá el emoliente por lo menos dos veces al día
  • Mantené las uñas de los manos cortas y suaves para que el niño no pueda rascarse ni pincharse la piel.
  • Poné guantes de algodón en las manos de tus hijos durante la noche para evitar que se rasquen el rostro mientras duermen.
  • Mantené la temperatura ambiental fresca y con baja humedad.
  • Puede ser una buena idea darle a tu hijos un muñeco para rascar y así reducir la necesidad de rascarse a ellos mismos.

Un bebé tomando un baño.
La temperatura del baño de tu bebé debe ser tibia, nunca caliente.
Una mujer cortándole las uñas a su bebé con un alicate de uñas.
Se recomienda mantener cortas las uñas de las manos de los niños para prevenir que se rasquen con intensidad.